Home

Crea con tu impresora 3D


Podemos inventar o reinventar cualquier producto que te guste.
arrow down

Introducción

La impresión 3D ha llegado para quedarse. Parece que una nueva revolución está desarrollándose frente a nuestros ojos. Las impresoras 3D están adquiriendo cada vez más revelancia entre cualquier tipo de usuario.

¿Quién no ha utilizado alguna vez una impresora convencional para imprimir su propio Currículum, por ejemplo? El funcionamiento de las impresoras 3D es algo similar, aunque recrean cualquier tipo de objeto.

Las 3 dimensiones de las impresoras 3D.

Impresoras de Inyección de tinta

Impresoras de tinta

Estas impresoras utilizan una tinta aglomerante para compactar el polvo. El uso de esta tinta permite la impresión en diferentes colores.
Impresión Láser

Impresoras láser

Un láser transfiere energía al polvo haciendo que se polimerice. Después se sumerge en un líquido solidifica las zonas polimerizadas.
Impresoras de Polímeros

Impresoras que inyectan polímeros

Los polímeros de base acrílica tienen diferentes propiedades físico-mecánicas que mejoran la precisión frente a otros materiales.

Los Marketplaces de objetos 3D

Cada vez es más frecuente la aparición de marketplaces dónde se encuentran objetos 3D para imprimir. La gama de estos productos está incrementando sustancialmente en los últimos tiempos gracias a la incorporación de diseños de objetos cotidianos, así como la alta tasa de penetración de las impresoras 3D en los mercados desarrollados.

Los orígenes de la impresión tridimensional

Su enorme presencia actual nos podría hacer pensar que realmente la impresión tridimensional es algo muy actual. Lo cierto es que nació en 1984 se creó la primera impresora tridimensional.

Chuck Hull, el primer creador de una impresora 3D

Chuck Hull fue el primero. Poco después, en 1986, llegó a fundar la empresa 3D Systems en California y desarrollar la primera impresora tridimensional comercial, basada en la estereolitografía.

La SLA utiliza como material base un polímero líquido que se endurece con la luz ultravioleta, de forma que una bandeja sumergida en un recipiente con dicha resina que va creando cada capa del objeto conforme a un haz de luz ultravioleta. Este, este sería el punto que marca el inicio de la primera tecnología de impresión 3D y del formato de archivos STL que todavía sigue vigente. 3D Systems con el paso de los años se ha convertido en una de las principales empresas que desarrolla sistemas comerciales. De esta forma, la SLA-250 se convierte en la primera impresora 3D que fue puesta a la venta al público en general, en 1988.

Ese mismo año aparecieron otras dos técnicas innovadoras. La primera, el modelado por deposición fundida (FDM), que consiste en un cabezal con un inyector caliente por el que pasa un filamento de plástico o metal que se funde, permitiendo depositarlo capa a capa en las posiciones requeridas para formar el objeto.

Scott Crump - CEO de Stratasys

Fue desarrollado por Scott Crump, que fundó en 1989 Stratasys, otra de las grandes empresas dedicadas a la impresión 3D hoy en día, y en 1992 puso a la venta la impresora 3D Modeler.

La segunda técnica fue el sinterizado por láser selectivo (SLS), que utiliza una serie de recipientes rellenos con polvo de metal, cerámica, vidrio o plástico, por los que luego pasa un láser de alta intensidad, fundiendo puntos concretos y formando un objeto capa a capa.

El SLS fue creado por los doctores Carl Deckard y Joe Beaman de la Universidad de Texas, en Austin, y con patrocinio del gobierno de los EEUU a través de DARPA. Posteriormente fundaron la conocida compañía DTM, otra de las empresas pioneras en la impresión 3D.

1993 fue el año en el que el MIT patentó su propia tecnología, las técnicas de impresión tridimensional (3DP), muy parecida a la de las impresoras de tinta convencionales. En este caso el material base es yeso u otro polvo similar, de forma que un cabezal va depositando tinta de colores y un pegamento, permitiendo la creación de objetos tridimensionales a color. La empresa Z Corporation se hizo con la licencia en exclusiva de esta tecnología en 1995, convirtiéndose en los fabricantes y distribuidores a nivel mundial.

Fue en 1996, con la llegada de los principales representantes de cada una de estas tecnologías, cuando se consolidó el termino impresora tridimensional. 3D Systems sacó al mercado la Actua 2100, Stratasys la Genisys y Z Corporation la Z402.

Todas estas técnicas e impresoras manejaban materiales relativamente poco resistentes, como plásticos, polímeros o yeso, pero paralelamente en Alemania empezaban a surgir también otras tecnologías de impresión tridimensional que tenían como objetivo el uso de metales y aleaciones metálicas.

Síguenos en Redes Sociales


Top